domingo, 18 de enero de 2015

Razonamientos

Me siento mal, muy triste, como si me hubieran arrancado un trozo de mi corazón. No tengo ganas de hacer nada. Sólo pienso en que esto no ha tenido futuro porque, aunque existan sentimientos por ambas partes, los tuyos no son suficientes para querer anteponerlos a otras cosas y disfrutar con ellos tanto o más que sin ellos. No sé como se miden estas cosas. O los tienes o no los tienes. Y en este caso me parece que es la segunda opción, aunque cueste confesarlo.

Tus sentimientos creo que durante este tiempo han crecido, o se han adaptado, no lo sé. Siempre me ha parecido que aunque estabas dispuesta a fluir y darlo todo, lo que has llegado a sentir nunca ha ido más allá de lo que sentirías por un gran amigo, pero un amigo al fin y al cabo. Para mi es muy duro escribir esto. No sabes lo que hubiera dado por oír de tus labios la palabra de cuatro letras: AMOR.

Yo, en cambio, pienso que pierdo la oportunidad de ser feliz junto a una persona que tiene todo lo que podría desear en una mujer: cariño, bondad, pasión, belleza interior y exterior, y un sinfín más de cualidades que te hacen ser lo que eres. Es increíble lo que noto en mi corazón cada vez que pienso en ti. Ojalá tu sintieras lo mismo por mi.

Estoy frustrado, con ansiedad, con ganas de llorar y con ganas de cerrar los ojos y no despertar hasta que mi corazón se haya curado por completo. Va a ser muy difícil superar esto, una vez más.

No te imaginas cómo me duele el alma. Qué sensación más angustiosa. Desde que hemos estado juntos todo ha sido maravilloso. Un constante crecimiento, cada uno aportando lo que tenía, pero eso no ha impedidoque surgieran rápidamente dudas, transformadas más adelante en agobios. Para mí, eso solo puede significar una cosa: miedo al compromiso, miedo a sentirse privado de la libertad que tanto nos ha costado conseguir. Yo quería ser feliz contigo tal y como eres, sin cambiarte lo más mínimo. No quería que perdieras tu esencia, ni raptar tus emociones, porque me gustas así. Lo único que me hubiera gustado notar diferente en ti es precisamente el miedo a dejar que tus sentimientos fluyan completamente. No es malo estar con otra persona que te ama. Todo lo contrario. Te hace más fuerte porque ese alguien estará a tu lado sin restricciones, sin pedir nada a cambio, salvo amor y cariño. No es tan difícil ser feliz, estando con otra persona que te quiere y te respeta. Sólo hay que aprender a hacer las cosas que te gustan de otra manera sin renunciar a nada. Para mí, sentir algo importante por otra persona siempre compensa. No deseo, en absoluto, que creas que tienes que preocuparte por mi todo el tiempo. Entiedo perfectamente las prioridades de la vida. Es como si cuando tienes que salir a comprar, te tuvieras que preocupar de si vas a tener tiempo para ver la televisión y eso te causara ansiedad. Si ese día no puedes ver la televisión, no se acaba el mundo. Nuestra relación la he visto así. 

Claro que me gusta que tengas ganas de verme o de hablar conmigo, pero algo así no puede cusarte angustia. Hay tiempo para todo. Yo soy una persona muy comprensiva y cuando hemos hablado de estas cosas simpre he intentado transmitirte mi forma de verlo y a la vez tratar de tranquilizarte y enseñarte a eliminar esa ansiedad. Si dos personas se quieren de verdad, lo demás siempre tiene solución. Es así y no hay que darle más vueltas. Algún día sé que te sentirás mejor en este sentido aunque probablemente tus sentimientos hacia mí ya hayan desaparecido por completo tiempo atrás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada